El perdón, según Hannah Arendt

Un film de la cineasta alemana Margarethe von Trotta ha puesto en primer plano a la pensadora alemana Hannah Arendt, de destacadas aportaciones en los campos de la ciencia política y la sociología. Aunque era de origen judío, no fue educada en la religión, sino al margen de ella. Sin embargo, el estudio de la filosofía de san Agustín, al que dedicó una tesis doctoral sobre el amor, y la persecución de los judíos por el nazismo, que forzosamente tenía que alcanzarle, pese a sentirse plenamente inmersa en la cultura germánica, abrieron su mente a una concepción del ser humano superadora de los estrechos moldes materialistas. Una de sus aportaciones más interesantes fue la importancia del papel del perdón en la esfera de los asuntos humanos.
Es frecuente asociar el perdón a una dimensión religiosa, sobre todo cristiana, pero Hannah Arendt intentó demostrar que el perdón es algo propio de todo ser humano, aunque los griegos lo desconocieran en absoluto. Con todo, los romanos lo intuyeron con su idea de la pietas, que vinculaba al ciudadano con sus antepasados y con su patria. Sin embargo, la pensadora se ve forzada a reconocer que Perdónalos porque no saben lo que hacen, que el evangelista Lucas pone en boca de Jesús, es la pauta a seguir en el perdón entre los hombres. Es la clave para no dejarse arrastrar por la espiral interminable de la venganza. El perdón es una fuerza liberadora frente a una actitud vengativa. Según Arendt, perdonar sirve para deshacer los actos del pasado. El perdón restaura y rehabilita la capacidad humana de actuar. Sin la posibilidad de recibir el perdón, seríamos siempre víctimas de las consecuencias de nuestros actos, pues en muchos casos hemos obrado sin saber con certeza lo que estábamos haciendo. La situación se asemejaría a la recreada por Goethe, un escritor muy admirado por Arendt, en su balada sobre El aprendiz de brujo, desencadenador de unas fuerzas que no puede controlar.

 

Desde su posición laica, Arendt no fundamenta el perdón en el amor, sino en el respeto por la dignidad del ser humano. La filósofa cree que cada hombre es mucho más de lo que hace o piensa, y gracias al perdón hay un nuevo comienzo para el actuar. Le falta, sin embargo, la visión cristiana de un Padre que perdona a sus hijos, aunque sabe intuir que el auténtico perdón debe ir siempre acompañado de la comprensión y la reconciliación. Y es que el gran problema del perdón en muchas personas es que lo conciben como una simple renuncia a vengarse y no intentan comprender al otro ni reconciliarse con él, como si buscaran una garantía de no ser ofendidos de nuevo. Mantener una actitud fría y distante hacia quienes nos han ofendido, en la que incluso no les neguemos el saludo, no es un verdadero perdón, porque no libera ni al ofensor ni al ofendido. Como contraste, la gran teóloga alemana Jutta Burgraaf escribió que el perdón verdadero se concede sin ninguna condición, al igual que el amor auténtico.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s