Beata María del Pilar Izquierdo: La ilusión de ir a ver a la Virgen

El 27 de agosto de 1945 moría en San Sebastián la beata zaragozana María del Pilar Izquierdo Albero. Tuvo una vida breve, apenas treinta y nueve años, marcados en su mayoría por toda clase de padecimientos físicos y morales.  Paralítica, sorda, casi ciega, con quistes en la cabeza y una sangrante úlcera de estómago, la Madre Pilar, fundadora de la Obra misionera de Jesús y María, experimentó las heridas no menos dolorosas de la incomprensión, el abandono, la persecución y la calumnia, aunque algunos de sus males físicos desaparecieran o se mitigaran con el transcurso del tiempo gracias a la Providencia divina. Bien diría de Pilar Izquierdo san Juan Pablo II en la ceremonia de beatificación del 4 de noviembre de 2001: “En el mundo actual, donde a veces prevalece la búsqueda desesperada del placer y la utilidad inmediata, la Madre Pilar Izquierdo proclama con sublime elocuencia el valor redentor del sacrificio, libremente aceptado y ofrecido con el de Cristo para la salvación del género humano”.

Pero la vida de la Madre Pilar estaría incompleta sin hacer referencia a su tierna devoción a la Virgen del Pilar. No es extraño que las torres de la basílica aparezcan en un cuadro recopilatorio de las principales escenas de su vida y que fue pintado por sor Isabel Guerra para la catedral de la Almudena. Además en una de las estampas más frecuentes para su devoción encontramos de nuevo las torres del Pilar de fondo en una escena en la que la Madre Pilar abre sus vestiduras para dar cobijo a unas ovejas que se acercan a ella. De hecho, la Madre solía llamar “pequeño rebaño” a los religiosos y laicos que la seguían. La devoción pilarista arraigó en la beata, como en tantos aragoneses, desde muy niña porque no solo sus padres la llevaban todos los domingos al Pilar sino que ella misma, con apenas siete años, se iba por su cuenta a rezar ante la imagen de la Virgen. El templo quedaba muy próximo a los sucesivos domicilios que la familia tuvo en el Coso Bajo de Zaragoza.

Tenemos todo un ejemplo de devoción mariana en este fragmento de una carta de 1942, dirigida a una religiosa de Burgos, la Madre Matilde del Sagrado Corazón: “Ay, amada mía, siempre ha sido mi gran ilusión y mi vida entera, desde que era pequeñita, escaparme para ir a ver a nuestra Virgen del Pilar. Un impulso me arrebataba para ir a verla. Te prevengo, era muy tontica y no sabía decirle muchas cosicas, y no entendía de finezas, de delicadezas, y sólo me contentaba con mirarla y rezarle Avemarías. Te digo estas tonterías para que veas lo tonta que he sido y lo poco que he sabido corresponder a nuestra Virgen María, y ahora que, por desgracia, he aprendido más para lo malo que para lo bueno, quisiera ser como los benjamines del cielo y vivir siempre de su amor…”.

Estas palabras son una muestra de cómo el Pilar es la casa de todos, un lugar en el que no hacen falta muchas palabras para hablar con nuestra Madre. No siempre nos saldrán palabras inspiradas porque a veces tenemos la mente embotada con no pocas preocupaciones. Pero es el momento de dejarlas todas a los pies de nuestra Señora y limitarnos a mirarla, como hacía Pilar Izquierdo. Ella se da perfecta cuenta de que “no tenemos vino” (Jn 2, 3), de nuestras carencias espirituales y materiales. Su amor se adelanta tantas veces a nuestras peticiones, aunque el mejor regalo que puede hacernos, es llevarnos hasta su Hijo, hasta el Amor. La Madre Pilar supo sintetizarlo con estas palabras: “El Verbo se hizo hombre de María Virgen por obra del Espíritu Santo. De un modo análogo, el hombre se hace Dios por medio del amor”. Y el amor lo aprendió Pilar Izquierdo en la escuela de Jesús y María, que nunca se dejan ganar en generosidad.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s